Vibrante quietud

En 1983, la escritora  Eva Figes viajó imaginariamente en el tiempo para relatar el acontecer cotidiano de un día de verano en la casa de Claude Monet en Giverny. Del amanecer al crepúsculo, la narración empieza y acaba en el famoso estanque de los nenúfares que el pintor retrató obsesivamente durante la etapa final de…