Sueños por encargo

Una vez por semana durante tres años Grete Stern recibía de manos de Gino Germani una carta firmada por una mujer desconocida. Stern, fotógrafa, debía entonces poner en imágenes los sueños e inquietudes que aquella mujer anónima describía en su carta, y para ello recurría a la técnica del fotomontaje. En una semana debía elaborar…