Campos de Castilla

En mi regreso en avión de tierras más verdes que esta, sé que he vuelto a casa cuando empiezan a verse desde la ventanilla los campos ocres de la meseta. Desde las alturas, uno adivina en el amarillo descolorido la quietud que impone el sol de julio y agosto, mecido el aire, si acaso, por…