Aquel Goya

Debe de ser ese, el de los cartones para tapices, el Goya que evocan algunas de las mujeres que lo conocieron. Es el Goya al que por fin se le han abierto las puertas de Madrid, el que ya no viaja en asno, el que se codea con círculos cortesanos, el que recibe las atenciones…