Hablar japonés

Pasada ya cerca de una década desde mi primera lectura, y atemperado el asombro casi inmovilizador provocado por sus tesis y calidad literaria, lo que más me sigue impresionando de la Autobiografía sin vida de Félix de Azúa es su arranque. En su viaje imaginario en el tiempo al preciso instante en que nuestros antepasados…